Bodas

Blog de MomentsBlog Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Louise y Nick, de Barbados a Mallorca

La boda de Louise Brandel (Suecia) y Nick Laventis (Inglaterra) que os vamos a contar esta semana es digna de una novela de amor de esas que quitan el hipo. Esta historia se remonta a hace años atrás cuando los protagonistas de este bonito romance eran unos jovenzuelos que se enamoraron perdidamente en Barbados donde ambas familias tenían una casa de verano. Con los años sus caminos se separaron hasta que el ¿azar? hizo de las suyas y se volvieron a reencontrar. Nick Laventis se había convertido en un exitoso piloto de carreras, además de fundador de Strakka Racing. El amor volvió a surgir y esta vez con más fuerza que nunca.



Desde entonces no se han separado ni un minuto hasta el punto de querer sellar esta unión a la que también se unió el hijo de Nick, Marley, nacido de una unión anterior y el hijo que tienen en común, Zion. Como la madre de Louise tiene una casa en Deià desde hace más de 50 años la novia tiene un vínculo con Mallorca muy especial y por ello eligió la isla para celebrar la boda de sus sueños junto al hombre de su vida.



Pensaron su anhelada boda en tres funciones: un cocktail de bienvenida el viernes en La Residencia en Deià, la boda y ceremonia civil en Son Marroig y un bufette lunch muy mediterráneo el domingo en el Hotel Agrotursimo Sa Pedrissa.

Bienvenida en La Residencia, Deià






Los familiares y amigos se alojaron en La Residencia, la novia con sus damas de honor lo hicieron en el agroturismo Sa Pedrissa que ocuparon en exclusiva junto a unos pocos amigos íntimos. El novio se hospedaba con sus amigos más cercanos en su yate de más de 40 metros de eslora que navegaba por la costa noroeste de la isla.







La Novia

Louise estaba preciosa en un vestido firmado por la diseñadora británica Suzanne Neville. Los zapatos eran de la firma Jimmy Choo. El maquillaje y peluquería corrieron a cargo de Ella.












La Boda

Justo antes de comenzar los invitados fueron recibidos con un welcome drink acompañado de la guitarra de Fernando Rubí. La ceremonia fue muy emotiva y todos los asistentes se emocionaron de ver como al fin Nick y Louise sellaban su amor frente al mar con las impresionantes vistas de Son Marroig como telón de fondo.





Se colocaron sombreros de paja y abanicos para que los invitados estuvieran lo más cómodos posible. En las cintas de los sombreros y en los abanicos se puso los nombres de los novios…




De fondo sonaban una harpa, una flauta y una viola en directo. Una perfecta banda sonora para un amor que encendieron cuando eran casi unos niños y que siempre estuvo ahí, latente.














Ya convertidos en marido y mujer, los novios ofrecieron un aperitivo al son de uplifting reggae, la música favorita de Nick, que se ocupó de pinchar Dj Toni. El banquete nupcial fue realmente perfecto a manos de Marc Fosh Catering.










La decoración fue sencilla a petición de la novia, no quería nada recargado ni llamativo por lo que se optó por colores neutros, mucho verde, flores blancas y muchas velas.



La familia del novio es descendiente de Grecia y allí es tradición regalar algo grabado. Nos encargamos de pedir bandejitas de plata para utilizar como posa botellas con el nombre y fecha de los novios grabado.



La Hora Loca, Mapping, Zancudos, Batucada y Disco

Trascurrida la cena entre muchas risas y besos y ambiente musical de la mano de DeejaysGroup, llegaba el momento de la “hora loca” que los novios habían planeado para sorpresa de todos los invitados. Cortaron la tarta nupcial tras lo cual comenzarían toda una serie de sucesos inesperados y ¡a cada cual más espectacular!





Llegaba la hora del primer baile del matrimonio y la pareja salió a la pista al son de la saxofonista “LOVELY LAURA” que Nick había visto en Ibiza y había traído especialmente para amenizar su noche especial. Los novios bailaban mientras un cañón de mariposas blancas les cubrían por completo bailando sobre ellos, los aplausos no se hicieron esperar.



Mientras la saxofonista tocaba y el Dj pinchaba hubo una suelta de fuego frío. Pero eso no iba a ser todo. Las luces se apagaron para dar paso a una proyección de mapping realmente espectacular sobre la fachada del edificio de Son Marroig. Quince minutos que dejaron a todos los invitados boquiabiertos .




Y así se quedaron un buen rato ya que tras el mapping entraron en escena unos zancudos con banderolas fluo que bailaron entre los invitados mientras se soltaba fuego frío por todas partes, ¡una secuencia de película sin duda!





Todo estaba minuciosamente pensado, hasta los niños tuvieron su fiesta con la animación infantil de HappyKids. Mientras los mayores seguían de sorpresa en sorpresa, ya que apareció una batucada para seguir amenizando la fiesta más increíble que os podáis imaginar.  Tras la “hora loca” colocamos una photo-caravana al lado de la disco. Fue un éxito rotundo. Una noche increíble que nadie olvidará fácilmente.











Los novios se retiraron a pasar su primera noche de bodas en el yate de Nick. Tras tantas emociones había que cargar las baterías para poner el broche de oro a esta preciosa celebración.

Buffet y Piscina

Al día siguiente se organizó un buffet lunch en Sa Pedrissa, todo muy mediterráneo utilizando platos de barro, “greixoneres” típicas mallorquinas, repletas de productos típicos de Mallorca. Los invitados se lo pasaron genial nadando en la piscina y disfrutando de las maravillosas vistas.










Contratamos un “coche café” , un Renault 4 muy original adaptado con cafetera, que fue todo un éxito. Como lo fue esta boda cuidada hasta el más mínimo detalle para que fuera tan memorable como el amor de sus protagonistas.



Fotos: Francisco Fonteyne.

Organización y Decoración: Moments

Fuente: este post proviene de Blog de MomentsBlog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos