Blog de escarly Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

3 de abril de 2010: Sí... Consiento (parte I)

12:15 - 12:30 (APROX): SÍ... CONSIENTO (PARTE I)

El lugar donde nos casamos es una antigua finca en la que hay una casita de color burdeos rodeada de jardines y un anfiteatro en la parte delantera. De ahí su nombre, "Casa Colorá". Tanto la casa como los aledaños están en plena rehabilitación, y a principios de la primavera nunca hay demasiada vegetación ni flores, pero lo cierto es que a la gente le gustó mucho más de lo que cabía imaginar. Ni siquiera yo tenía un recuerdo tan bonito desde la última boda en la que estuve allí. En su día perteneció a un particular, pero ahora es del Ayuntamiento y la ofrecen a los ciudadanos como sede para ceremonias de boda, pequeñas reuniones y demás. También hay una escuela taller en el interior.

Imagen 0


La música cambia y comienza a sonar el Canon en D mayor de Pachebel, de la banda sonora de "El padre de la novia". Desde que vi la película, supe que esa canción formaría parte del repertorio de mi boda; se me pone la piel de gallina siempre que la escucho. Nos indican cómo colocarnos para ir saliendo sobre los 16 metros de alfombra roja que han colocado y que van desde el claro que hay delante de la casa hasta el anfiteatro: primero mi madre y mi suegro, después mi chico y mi suegra, y finalmente mi padre y yo. No sé si nos saltamos el protocolo o no colocándonos las mujeres a la izquierda de los hombres, pero tampoco importa.

Nos vamos a cercando al anfiteatro y me susurra mi padre: "despacio, despacio". Sin darme cuenta voy acelerando el paso. Y yo le aprieto el brazo: "no estés nervioso". Se me ríe por lo bajo. ¡Para no estarlo...! Mi sensación era de total serenidad, como si hiciera aquel recorrido cada día y fuera lo más normal del mundo ir vestida de blanco, cogida del brazo de mi padre por unos jardines hacia el hombre de mi vida. ¡Él sí que estaba hecho un flan, pobrecito mío! De eso también se dio cuenta la gente: a él se lo comían los nervios, y yo en cambio, nada de nada. Recuerdo muy bien que tenía unas ganas enormes de sonreír y reír, de comerme el mundo, de disfrutar de cada segundo. De hecho, fue entrar en el anfiteatro y, tras colocarnos en nuestros sitios, lo único que me salía era mirar a un lado y a otro, quedarme con las caras, guiñar los ojos a unos y otros, ver a toda nuestra gente acompañándonos en ese momento tan especial.

Tengo que decir que TODOS se equivocaron al colocarse. Se supone que según el protocolo yo tenía que quedarme a la derecha de mi chico, pero al ponerse mi madre y mi suegro mal desde el principio, tuvimos que sentarnos todos al revés. Además, si os fijáis, la mesa de la concejala está puesta adrede, para que yo pudiera pasar por la derecha, que era mi lado originalmente. Es lo de menos, ojalá todos los pequeños fallos de las bodas sean así, pero anda que no les expliqué veces cómo había que entrar y cuál era el asiento de cada uno... ¡Es lo que tiene encargarse una sola de ciertas cosas y que los demás estén más nerviosos que tú, jajaja!

Nos sentamos y la concejala saluda.

Hasta el lunes anterior a la boda no sabíamos quién iba a oficiar la ceremonia. No teníamos preferencia por ningún concejal, pero temíamos que nos mandasen a alguno que se pasara de campechano (las malas lenguas dicen que una vez uno se presentó en vaqueros) o que fuera demasiado estirado. La chica era jovencita, amable, y estuvo en todo momento muy correcta. A nivel personal aportó muy poquito a la ceremonia, simplemente el saludo del final, pero vocalizó bien y supo darle solemnidad a sus palabras sin resultar demasiado seca. Nosotros quedamos satisfechos, ¡y hasta a mi abuelo le pareció bien, con las veces que le he oído decir que casarse por lo civil no es casarse!

Después del saludo, convoca a leer a nuestros amigos. Creo que los coge un poco desprevenidos, porque la reacción que tienen ambos es ponerse tiesos como varas y acercarse temblando al atril. Ésta es la lectura que eligieron:

EL ÁRBOL DE LOS AMIGOS (de Jorge Luis Borges)

"Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino. Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar, mas otras apenas vemos entre un paso y otro. A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos.
Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos. El primero que nace del brote es nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá, que nos muestra lo que es la vida. Después vienen los amigos hermanos, con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros. Pasamos a conocer a toda la familia de hojas, a quienes respetamos y deseamos el bien.


Mas el destino nos presenta a otros amigos, los cuales no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino. A muchos de ellos los denominamos amigos del alma, de corazón. Son sinceros, son verdaderos. Saben cuándo no estamos bien, saben lo que nos hace feliz. Y a veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón y entonces es llamado un amigo enamorado. Ése da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a nuestros pies.

Mas también hay de aquellos amigos por un tiempo, tal vez unas vacaciones o unos días o unas horas. Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro, durante el tiempo que estamos cerca.
Hablando de cerca, no podemos olvidar a amigos distantes, aquellos que están en la punta de las ramas y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra. El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas, algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones. Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca, alimentando nuestra raíz con alegría. Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro camino.
Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor, salud, suerte y prosperidad. Simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrán de los que no nos dejarán nada. Ésta es la mayor responsabilidad de nuestra vida y la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad."


Hasta ese día, nuestros amigos se habían mostrado muy lanzados y muy dicharacheros, dispuestos a leer ante una multitud y lo que se terciara... ¡Pero, ay, cuando llegó la hora de la verdad! Se nos arrugaron los dos, se hicieron pequeñitos, pequeñitos, pequeñitos, y por momentos pensaba que no iban a poder acabar cada una de las frases que leían. Yo ya conocía este texto, pero estuve a punto de que se me saltaran las lágrimas al verlos tan emocionados y tan frágiles, intentando aguantar el tipo delante de tanta gente. Se les trababa la lengua, se comían algunas palabras, incluso había momentos en los que les faltaba la voz... ¡Lo que menos necesitaban era que empezáramos a llorar! Así que cuando ella me mira de reojo en un par de ocasiones, para ver mi reacción, yo le lanzo una sonrisa y asiento con la cabeza: "ánimo, preciosa, que lo estás haciendo genial". Cuando terminan, les faltan pies para volver a su asiento... ¡No sé si volverán a querer leer en otra boda, pobrecitos, jajaja! La verdad es que para quien nunca ha tenido que hablar en público, debe ser todo un reto. Y el hecho de tener que hacerlo de forma tan repentina creo que no les ayudó en absoluto.

A continuación, la concejala llama a mi madre. Mi padre ya empieza a cerrar los ojos, respira hondo, y yo me lo veo venir... Tomo aire y me dispongo a escuchar atentamente lo que esta maravillosa mujer quiere decirme en el día de mi boda, sin llorar, para absorber hasta la última palabra. Tomad aire vosotras también, porque viene el plato fuerte, lo que hizo que más de la mitad de la boda rompiera en un mar de lágrimas: la lectura de mi madre.

"En un día como hoy no quiero hablarte solo de amor, felicidad y de un futuro de ilusiones.
Este pequeño mensaje es un consejo para que afrontes tu nueva vida con entereza, no te apoyes en tu fuerza únicamente sino también en Miguel Ángel. Utiliza la solidez de los principios que hemos intentado hacerte llegar, de las convicciones existentes en tu interior como la verdadera base y esencia del amor que os tenéis. No olvides que en la vida siempre hay elementos con que rehacer la felicidad si ves que ésta flaquea.
Tienes en tus manos un arma vigorosa: la ternura. Una herramienta que derrite lo que los argumentos no pueden conseguir. Utilízala con cordura, sin derrochar, y nunca dudes en darla en los momentos precisos.
El amor y la ternura cambian las tonalidades de los sentimientos. El fracaso se convierte en estímulo, el llanto en consuelo, la ofensa en perdón y las dificultades en un nuevo encanto.
Argumenta después que todo haya pasado y siempre en la intimidad. No exijas a la vida más que lo que ella pueda darte.
Respeta mucho a Miguel Ángel para que logres entenderlo y dar de un modo natural lo que su corazón necesita. En la vida en pareja es una necesidad dar lo mejor que se posee.
Cuida tu amor, tiene etapas muy frágiles: brota con facilidad, crece y florece en pocos años, pero desde el principio hay que tratar de aclimatarse, de fortalecerlo.
Perfuma tu vida poco a poco y haz de cada experiencia una fuente de felicidad, una ruta a la paz y seguridad de tu hogar.


Alguien me dijo que el amor es como un jardín.
Lo preparas con cariño, lo siembras, lo riegas y lo cuidas.
Que vendrán lluvias fuertes, y helará,
y habrá sequías, pero no por eso dejarás tu jardín.
Recordad que podéis ser la pareja perfecta. Siempre...
No para los demás, sino para vosotros mismos.
No perdáis el misterio. Descubriros cada día.
Seguid disfrutando de los amigos. Es bueno tenerlos cerca.
Seguid disfrutando de vuestros padres. Siempre estaremos ahí.
Seguid disfrutando de vuestros hermanos. Los necesitaréis.
Necesitaros el uno al otro. Siempre.
Tened la llave del corazón.
Tened la libertad que hay en una jaula dorada,
porque el amor es lo que uno es a la sombra del otro.
Es lo que uno da con la mano tendida.
Es todo lo que uno regala con una sonrisa en los labios.
Es todo aquello que te llena de calma, que te llena de luz
y que te llena de vida.


Si todos os vemos felices, nosotros también lo seremos."

En honor a la verdad, hay que decir que el texto base salió de algún rincón de Internet, y ella le dio forma después utilizando sus propias palabras. El poema del final tampoco es suyo, pero tiene una belleza tan intensa que hizo que hasta el más duro sintiera por un momento que le flaqueaban las piernas. Yo escuchaba a mi madre en mitad del silencio de ese 3 de abril, bajo un cielo de nubes suaves, rodeada de más de un centenar de personas conteniendo la respiración, y me parecía que no había más sonido en el mundo que ése. Ni siquiera oía la canción que había elegido para el acompañamiento, me llegaban notas sueltas. En algún momento de la lectura oí a una de mis tías sollozar, y fue como si se hubiera roto el cristal de una pecera: empezaron a circular pañuelos y a rodar las lágrimas por las mejillas de la gente. No me atrevía a mirar a nadie directamente, pero vi de reojo que si no le daba un achuchón a mi padre justo en ese instante también él empezaría a llorar, así que alargué la mano, tomé las suyas, y en ese apretón estuvimos unidos hasta que mi madre terminó de leer, la gente dejó pasar un par de segundos de estupefacción, y rompimos todos a aplaudir. ¡Había leído como los mismos ángeles! Todo el mundo coincidió en que lo hizo estupendamente y en que tuvo muchas agallas. Yo tengo que reconocer que en esos instantes no lloré, no sé ni cómo lo hice, pero al volver sobre la lectura ahora me tiembla todo por dentro.

Esta foto me da un poquito de corte ponérosla, pero sé que os va a gustar.

¡Después sigo!

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado

bodas ceremonia sí consiento

3 de abril de 2010: Sí... Consiento (parte II)

12:15 - 12:30 (APROX): SÍ... CONSIENTO (PARTE II) Después de tantas emociones contenidas en tan pocos minutos, la concejala nos pide que mi chico y yo nos pongamos en pie. Va a proceder a la lectura de los artículos del Código Civil. La chica va leyendo. Todo está en orden, barre un poquito para casa, que si el Ayuntamiento por aquí y por allá, que si derechos y obligaciones... En esto, nuestra bo ...

bodas comida convite ...

3 de abril de 2010: el convite (parte I)

15-18 H (APROX): EL CONVITE (PARTE I) Una vez sentados a la mesa, eché un rápido vistazo al salón para ubicar a la gente. Comprobé que habían colocado las piruletas y las tarjetas de agradecimiento sobre cada plato y que habían dejado algunas minutas en las mesas. Por suerte, me habían salido sólo dos o tres piruletas rotas, y una de ellas la tenía yo, ¡qué ojo! Lo siguiente era esperar que nuestr ...

bodas ceremonia sí consiento

3 de abril de 1010: Sí... Consiento (parte III)

12:15 - 12:30 (APROX): SÍ... CONSIENTO (PARTE III) Ya como marido y mujer, nos sentamos de nuevo para que la concejala se despida en su nombre y en el del Ayuntamiento. ¡Esto se acaba! ¡Ya está! ¡Se ha pasado la ceremonia de mi boda y apenas me he enterado! La verdad objetiva es que la ceremonia en sí fue muy cortita, de apenas 15 minutos, pero a mí se me pasaron como si hubieran sido muchísimos m ...

bodas comida convite ...

3 de abril de 2010: el convite (parte II)

15-18 H (APROX): EL CONVITE (PARTE II) Ahora nos tocaba entregar los regalos a nuestros amigos. Sabíamos que queríamos hacerlo, pero la verdad es que cambiamos muchísimas veces de opinión (sobre todo yo) y hasta dos o tres días antes de la boda no terminamos de atar cabos y tener claro qué queríamos regalar y a quién. Lo que sí sabíamos es que no haríamos varios parones (momento ramo, momento liga ...

bodas arroz ceremonia

3 de abril de 2010: momento arroz

12:45 (APROX): MOMENTO ARROZ Esto lo supe después, no el mismo día de la boda, pero las bolsitas de arroz tuvieron tal éxito que no hubo suficientes y los que se retrasaron saludándonos en el foso tuvieron que compartir con los demás. Entre mi madre, mi amiga María y yo hicimos 60 bolsitas, para las cuales habíamos utilizado 4 kilos de arroz largo (que tiene menos almidón), varios metros de cinta ...

bodas barra libre fiesta ...

3 de abril de 2010: entre bambalinas

19:30 H. - 20 H.: ENTRE BAMBALINAS Salimos del salón y nos organizamos con nuestros padres y amigos antes de dirigirnos al local donde continuaba la fiesta. Mis suegros, mi cuñado y los tíos de mi chico se fueron en el coche nupcial, mis padres y mi hermano se repartieron en sus coches para acompañar a la familia al hotel y a casa de mis padres, nuestros amigos se adelantaron para llegar al local ...

bodas barra libre fiesta

3 de abril de 2010: la primera barra libre

18:30-19:30 H: LA PRIMERA BARRA LIBRE Habíamos apalabrado con el maître 250 € de barra libre en el restaurante, ya que era más o menos lo que él calculaba que se consumiría en una hora. Habríamos dispuesto del salón para nosotros solos toda la tarde y la noche si lo hubiéramos querido, ya que no se iban a celebrar más bodas ese día, pero desde el momento en que anunciamos que nos casába ...

bodas ceremonia esperando a la novia ...

3 de abril de 2010: mi último paseo de soltera

11:50 AM - 12:15 PM: MI ÚLTIMO PASEO DE SOLTERA Hacemos tiempo en la calle. Es un barrio residencial con poco tráfico, pero dentro de los coches que pasan, algún que otro curioso se me queda mirando, y yo, que soy una desvergonzada, saludo de vez en cuando con la mano en plan infanta. Mi padre y el tío de mi chico hacen buenas migas y se ponen a hablar, y yo mato los minutos jugando con el ramo y ...

bodas fotos reportaje

3 de abril de 2010: el reportaje fotográfico

13 - 14:30: EL REPORTAJE FOTOGRÁFICO El reportaje fotográfico, a riesgo de sonar superficial, era algo que me apetecía muchísimo hacer. Quería pasar por esa experiencia; ¡había visto tantas fotos de otras parejas, y tan bonitas, de esos momentos posteriores a las ceremonias...! Siempre había tenido la impresión de que debía ser un ratito muy especial, y no me equivocaba. A pesar de que la soledad ...

bodas algo azul algo nuevo ...

3 de abril de 2010: algo nuevo, algo viejo...

10:30 AM - 11:15 AM: ALGO NUEVO, ALGO VIEJO... Mi madre y yo subimos las escaleras a todo correr y, tal como llegamos a la primera planta, tocan al timbre: ¡din, don! Mi madre otra vez para abajo a abrir, ¡es la peluquera! Me meto en la habitación y empiezo a ponerme la ropa interior, el cancán, los zapatos... ¡Soy un hacha, en un minuto estoy! La peluquera flipa conmigo; no tengo medias de repues ...