Sildan Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

El rito del beso, ¿cuántos besos serías capaz de dar a la novia en tu boda?



Esta antigua tradición, conocida como el Rito del Beso, tiene lugar en la Ermita de la Luz, y supone el broche final a las fiestas de “El Puchero” que se celebran en la localidad avilesina de Villalegre. Una vez finalizada la habitual misa, los novios han de compartir un cántaro de leche presa (similar a la cuajada) y cumplido ese ritual, el novio ha de arrojar el recipiente contra el crucero que se encuentra al lado del templo.
El número de trozos en que se rompe el recipiente es ni más ni menos el número de besos que los futuros esposos han de darse ante los asistentes, si bien el tipo de beso puede ser de “formato libre”, un simple pico o un beso en condiciones, todo depende del atrevimiento de la pareja. La conclusión final de todo ello es que los esposos tendrán un futuro próspero y halagüeño.


Ermita y primer plano del crucero contra el que se lanza el recipiente

En este año 2017 la pareja “protagonista” fue la formada por Jairo Gutiérrez y Beatriz Goncalves, que se casan a finales de año (por supuesto en la ermita) y contaron con la presencia especial de su hijo Yago, fruto de su relación de 6 años. El número de trozos, y por añadidura de besos, en que se rompió el recipiente fue de 130, y el tipo elegido por los futuros cónyuges fue el del “pico”, que fueron contados y coreados uno a uno por los asistentes. En el siguiente vídeo subido a youtube puedes ver la celebración del año 2010.



La costumbre de romper una vasija de leche presa enlaza con la tradición generalizada que existe en todo el mundo que equipara la rotura de un cántaro a nivel simbólico con la rotura del vientre materno para dar a luz. En Luera, la costumbre ha tenido distintas variantes, no sólo la rotura ya comentada tras estrellar el puchero contra el suelo, también en su momento se le hacía rodar monte abajo. Símbolo inequívoco de esta ancestral tradición, es la mención que a la misma hace el escritor asturiano Armando Palacio Valdés en su obra “El Cuarto Poder” (publicada en Madrid en 1.888), donde se recoge el siguiente párrafo:

“Alrededor de la ermita las mujerucas de los contornos.vendían leche en pucheros de barro negros..La gracia de aquella romería estribaba en tomar lecha por la mañana en la ermita, jugar luego con los pucheros y romperlos al fin haciéndolos rodar monte abajo. Pablito compró más de una docena de pucheros con lechecon que obsequiar a sus conocidas. Luego retozó con ellas largamente..”.

Conviene recordar igualmente que en Asturias a la leche y la manteca del mes de mayo se les han venido reconociendo tradicionalmente ciertas propiedades curativas, de ahí el origen del dicho popular “ La manteca de mayo es buena para todo el año”.
Como toda tradición, tiene detrás de sí una leyenda, si bien son varias las que tienen como protagonistas a los dueños del caserón de Luera, la que con mayor fuerza ha ido trascendiendo a lo largo de los tiempos es la que te dejamos en las siguientes líneas, a buen seguro que te gustará:

En la colina de Lluera aún está en pie y habitado el viejo palacio o Torre desde cuyos ventanales se divisa claramente la ermita de la Virgen y su fuente. Hace ya muchos años vivieron aquí unos Condes a los que la Virgen, por especia favor, les concedió un hijo después de esperarlo largo tiempo. Cada año, en agradecimiento a Nuestra Señora, regresaban de lejanas tierras, como las golondrinas, a celebrar «La Luz de Mayo» y a disfrutar parte del verano.En torno al caserón, diseminados por la ladera del monte, algunos caseríos de mísera estructura al estilo feudal daban albergue a los siervos que cuidaban de la hacienda de los Condes. En uno de ellos vivía un matrimonio cuya hija, subía con frecuencia a la colina a dejar a los pies de Nuestra Señora de Luera la guirnalda de flores que había entretejido con primor en los días rumorosos del mes de mayo mientras cuidaba las ovejas. Era una pastora digna de que la Virgen María cualquier tarde le hablara desde una encina. No fue así.

Un día, mientras estaba bebiendo de bruces en la fuente, que aún hoy mana no lejos de la ermita, sintió cómo unos ojos la miraban. Antes de elevar los suyos, pudo ver un instante, reflejada en el agua, la figura apuesta de un joven, el hijo de los Condes, y que ella, por un momento, se imaginó el príncipe azul tan esperado. Ambos se miraron tiernamente y el amor llegó puntual a su cita y cada tarde la fuente fue testigo fiel de mil y una promesas.

La Condesa observaba desde las ventanas de La Torre de l palacio de Lluera con preocupación, más de linaje que de madre, las idas y venidas de su hijo a la fuente, los cada vez más reiterados encuentros y el cariz que iba tomando aquella disparatada amistad.

«Esperaremos al mes de agosto o a septiembre -le decía la condesa al Conde-. No debemos infundir sospechas. Nuestra marcha, a finales de verano, pondrá fin a este ridículo idilio. ¡Estaría bueno! ¡Nuestro único hijo casado con una vulgar desarrapada...!»

Aquel año, nadie supo por qué los Condes se fueron mucho antes de que se acabara agosto, apenas pasada la fiesta. Los dos enamorados lloraron de tristeza y se juraron eternas promesas de fidelidad y amor. El día de la despedida fue especialmente esperado y preparado. Se citaron, no junto a la fuente, sino junto a la ermita, donde ya alguna otra vez se habían visto.

Allí se coronaron de besos y promesas, casándose ante Dios y ante los muros, testigos: todas las estrellas. Y allí se prometieron fidelidad y una vez más eterno amor. El hijo del Conde arrancó la medalla que llevaba al cuello con su título e iniciales y la puso amorosamente al cuello de la joven: «Aquí tienes las arras. Guárdala como un recuerdo».

Pasó el tiempo y llegó de nuevo mayo Los Condes no llegaban. Ni tampoco el junio. Un buen día la pastora desapareció del caserío y cercanías. Nadie supo más de ella por más que padres y allegados la buscaron por montes y barrancas.

¿Qué había sucedido? Cuando al cabo de un tiempo supo que iba a tener un hijo, temerosa del castigo de su padre, fiel servidor del señor de Luera, y queriendo evitar el escándalo con el desprestigio del Conde y de su hijo, ante la carencia absoluta de noticias de quien juró amarla eternamente y regresar de nuevo, huyó de casa una noche. Dicen que anduvo, anduvo, hasta el amanecer. Medio muerta de agotamiento se hospedó en casa de una buena mujer donde dio a luz un niño, muriendo ella al poco tiempo, no sin antes haber colgado la medalla al cuello del pequeño y haber dado alguna explicación a aquella mujer tan bondadosa que tan desinteresadamente la acogió. El niño creció sano y robusto, ayudando en las faenas del campo a su protectora. Cuando al fin del verano regresaron los Condes a cumplir la promesa, el hijo en vano interrogó a todos los labriegos del lugar y cercanías por la pastora. Nadie sabía nada o no querían saberlo por miedo al Conde.

Pasaron muchos años. Una mañana por el camino de la ermita subía un joven aldeano. También él tenía una promesa que cumplir hecha por su madre poco antes de morir: «Si logro este hijo mío, lo llevaré en promesa a la ermita de Nuestra Señora de Lluera» y él tomó sobre sí el compromiso. Cuando llegó a la ermita, rendido de cansancio y sediento, se acercó a la fuente para apagar la sed. Una gaita inundaba el valle con su monótona música entre ijujús y asturianadas. Cerca de la ladera norte los jóvenes rompían contra el suelo o monte abajo cazuelas de barro negro después de tomar la leche presa que en ellas se vendía, como un rito ancestral. «¡Cada pedazo, un beso! ¡Cada pedazo, un beso!...», se oía gritar entre el lógico regocijo de los protagonistas.

Algunos romeros se habían ya sentado cerca de la fuente bajo los viejos robles que brindaban su sombra secular. El joven se arrodilló y bebió de bruces aquel agua que manaba clara y mansa. Cuando trató de izarse, la medalla cayó sobre la fuente.

Uno de los presentes la vio brillar, miró fijamente al joven y, como movido por un resorte, se abalanzó hasta el agua y tomó entre sus manos aquel trozo de metal precioso aún pendiente del cuello. Era el hijo del Conde que cada día, en vano, se acercaba a la ermita y a la fuente, esperando volver a ver de nuevo cualquier día a la pastora.

Un grito incontenible se escapó de sus labios: «¡Hijo mío!». El joven aldeano se dio cuenta, al punto, de quién era aquel hombre, y sin dar crédito a su corazón, abrazándose al Conde, no pudo menos que exclamar: «¡Padre mío!».

Los dos quedaron largo tiempo abrazados en medio del oleaje inmenso de recuerdos y lágrimas, de sollozos y alegrías. Hubo que arreglar algún papel y cambiar unos apellidos. Se dieron algunas explicaciones, las imprescindibles. A partir de aquel día, el joven peregrino, que llegó a cumplir una promesa, fue el heredero de todo aquel Condado de Luera. Desde entonces las jóvenes del lugar, cuando llega La Luz de mayo, se acercan antes de amanecer al manantial y beben, beben agua milagrosa y clara de bruces sobre la fuente.


Fuente: este post proviene de Sildan, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

boda bodasoriginales bengalas ...

Fuego en tus ojos y en tu boda: 5 ejemplos que te inspirarán

Fuego en tus ojos y en tu boda. Cinco ejemplos que te inspirarán.

foto extraída de internet ¡Feliz noche de san juan! Hoy el post hemos decidido cambiarlo de hora y día de la semana por una muy buena causa. Hoy es la noche más corta del año, la noche mágica, donde el fuego es protagonista absoluto en muchas y diferentes tradiciones. En España encendemos las hogueras de San Juan, una tradición de origen pagano y en la que quemamos nuestros malos pensamientos o d ...

general bodasreales

Una original boda sobre el agua: Lauren y Andrew

Cucos y cucas, hemos oído hablar de enlaces en escenarios originales como en alta montaña o en la orilla del mar pero... ¿Os imagináis una boda en un río? Pero no con un río como telón de fondo, sino una ceremonia dentro del río... ¿No? Pues el enlace de Lauren y Andrew fue exactamente así y hoy os lo contamos con todo lujo de detalles en BodasCucas La celebración tuvo lugar el pasado mes de abril ...

elopement

Field of dreams, una sesión de boda campestre

Ya sé que a partir de septiembre estamos todos un poquito tristones porque tenemos que empezar a asumir que lo bueno está llegando a su fin y aunque sabemos que esta sensación se nos pasa en cuanto nos damos cuenta de que lo bueno también se encuentra fuera de las vacaciones hemos decidido traerte una sesión de inspiración de boda campestre para ayudarte con el proceso. Esta en concreto se titula ...

tipos de bodas amor boda 2015 ...

Una boda perfecta

La receta del mejor cóctel para una boda perfecta es cuando… se junta el amor, la belleza, la simpatía, la elegancia, la alegría y un enorme corazón. Paula y Sera reunían todos estos ingredientes. Dió gusto verles disfrutar de su gran día. Además, consiguieron desplazar a Mallorca todos sus familiares y amigos, cosa bastante complicada siendo él de Almeria y ella de Barcelona. Ninguno de lo ...

general novias con morriña fotos de boda con perros ...

Los novios tambien sienten morriña

¡Buenas de nuevo a todos! El domingo se cumplió un añito de la razón por la que este blog existe, el pasado domingo fue nuestro primer aniversario de bodas y aunque nos hubiera encantado celebrarlo con alguna escapada especial, nos hemos conformado con un plan tranqui en casa, ya que mi estado fisico de momento no da para mucho trote. Pero a pesar de ello, no quise dejar de pasar el dia sin prepar ...

banquete wedding consejos ...

Primer paso de tu boda…. Elegir una fecha

Puede parecer obvio, o casi el ultimo de los pasos, pero no… después del si quiero, lo importante es elegir ¿cuando? Poner un día, elegir una fecha que os identifique, que os complique poco, o que sencillamente os haga disfrutar de ese día …porque vosotros lo elegisteis por algo. Sera la primera de las decisiones que tengáis que tomar, y quizás pasen muchas preguntas por la cabeza, pero es que a d ...

general alternativas entrada de la novia entrada de la novia con ambos padres ...

6 alternativas para la entrada de la novia en la boda

Tradicionalmente, o al menos en la mayoría de las bodas a las que he asistido, la novia suele entrar del brazo izquierdo de su padre y desfilar ante la atenta mirada de sus invitados hasta llegar al altar. Pero puede darse el caso de que tu padre haya fallecido, seas hija de madre soltera o que por circunstancias de la vida la relación con tu padre no sea lo suficientemente cercana como para que ...

general boda novia ...

Zapatos de novia azules

Antes de empezar blablablá con los zapatos voy a daros un poco la brasilla. Aquí va: Os lo tengo que reconocer: para este post se me ha echado el tiempo encima. Sí, sí, no sé qué ha pasado, pero me he salido de mi ruta organizativa habitual. Bueno, en realidad sí sé lo que ha pasado. Os cuento mis desavenencias y cómo las he resuelto (que es una chorrada pero la cuestión es compartir). Cuando emp ...

bodas

Nos vamos de boda con María y Carlos a Madrid

Hoy toca boda en Madrid, en concreto en la iglesia Espíritu Santo de la calle Serrano. A María y Carlos les casó un cura amigo de la familia de la novia de toda la vida, por lo que la misa fue muy familiar y cercana. De la música de la ceremonia se encargó Alborada a los que María conoce hace tiempo y le chifla como cantan. Desde el momento que decidieron casarse, la pareja tuvo claro que se querí ...

Tipos de bodas

Cómo dar a tu boda en la playa un estilo surfero

¿Vas a casarte y has pensado en una boda con la temática del surf como protagonista? Si tu vida gira en torno al surf; si tu filosofía de vida tiene como protagonista al deporte de las olas del mar, y no sabes cómo organizar tu boda, quédate. Voy a enseñarte todos los detalles que debes tener en cuenta para que tu boda surfera resulte, sencillamente, perfecta. ¿Dónde puedes organizar tu boda surfe ...