Blog de escarly Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

3 de abril de 2010: algo nuevo, algo viejo...

10:30 AM - 11:15 AM: ALGO NUEVO, ALGO VIEJO...

Mi madre y yo subimos las escaleras a todo correr y, tal como llegamos a la primera planta, tocan al timbre: ¡din, don! Mi madre otra vez para abajo a abrir, ¡es la peluquera! Me meto en la habitación y empiezo a ponerme la ropa interior, el cancán, los zapatos... ¡Soy un hacha, en un minuto estoy! La peluquera flipa conmigo; no tengo medias de repuesto y soy una temeraria, con las uñas recién hechas como cuchillas y tirando para arriba, jajaja. Vuelve a sonar el timbre y mi madre otra vez para abajo, esta vez es el fotógrafo, y la pobre deja al hombre inspeccionando la casa para terminar de vestirse y venir corriendo a mi habitación.

La verdad es que luego lo pensé: quizás tendría que haber esperado y no vestirme tan rápido... ¿Dónde queda ahora grabado ese momento en que la novia se sienta en la cama y se pone dulcemente las medias? ¿O cuando le abrochan los zapatos con delicadeza? ¡Nada, nada, vayamos al grano! Anda que no tiene que ser difícil ponerse las medias una vez que el vestido ya está en su sitio... Además, estoy segura de que el fotógrafo lo agradeció, porque el día que fuimos a hablar con él para concretar cositas me rogó que no lo esperase en paños menores, jajaja. Puedo jurar que el chico no exageraba, pues en su estudio vimos algunas fotos de novias tendidas en la cama con el corsé, el liguero y toda la artillería, dispuestas a abrir su álbum de bodas con un look rollo portada Interviú... Y aunque todo es respetable, qué queréis que os diga, no es la primera imagen que yo querría tener del día de mi boda. La imagen de la noche es otra historia, jejeje, pero ésa no tienes que enseñarla a las visitas cuando vengan tres meses después a ver las fotos.

Volviendo a la crónica... Ya no podía continuar sola; necesitaba que alguien me ayudase a descolgar el vestido de la lámpara y a ponérmelo. La peluquera hace los honores de cortar las cintas de colgar del vestido, y entre mi madre y ella me lo meten por la cabeza poquito a poco, poquito a poco... Y luego se agachan y venga a estirar del forro, las mil y una capas de la falda y toda la tela que se me ha quedado a medio camino entre el pecho y los pies, jajaja. Son unos momentos extraños porque no puedes hacer gran cosa aparte de observar, te tienes que dejar hacer. Luego me doy la vuelta, mi madre intenta subir la cremallera de la espalda y... ¡Oops! ¡No! ¡No, no es posible! Vuelve a intentarlo... ¡Nada! ¡Si hace una semana me estaba perfecto! ¿Qué me ha pasado? ¡Tengo que caber en este vestido como seaaaa!

...

...

...

...

Tranquilidad. A ver qué pasa. Ah, problema detectado: ¡llevo el escote casi por el ombligo, jajaja! (bueno, no tanto, pero os hacéis una idea) Con tanto tirar y tirar de la falda, se me ha bajado el corpiño. Nada, todo controlado, un reajuste hacia arriba... ¡Y ahora sí, cremallera perfecta! Y botoncito a botoncito, con la horquilla y mucha maña, como si llevara toda la vida abrochando botoncitos de vestidos de novia, mi madre termina conmigo. ¡Y aquí estoy!

En esto aparece mi padre, que empieza a viajar de una habitación a otra mientras habla con mi hermano, le cuenta a mi madre las peripecias del viaje con la familia al hotel, atiende al fotógrafo... Y mi madre y yo: "¡que te vistas!" ¡Jajaja! El fotógrafo se cuela en mi habitación y empieza a trajinar: enciende la luz, la apaga, sube la persiana, la baja un poco, aparta la cortina, me quita mis peluches de la cama, los pone otra vez, fotografía mis cositas encima del escritorio... La peluquera comienza a repasarme los tirabuzones con la plancha, ¡mi habitación es un hervidero de actividad, me encanta! Absorbo cada segundo con ansia y lo grabo en mi memoria, ¡éstas son las cosas de las bodas que nadie ve, pero que también tienen su encanto! Y al momento empiezan a desfilar mi prima mayor y mis amigas escalera arriba, todas y cada una de ellas preciosísima dentro de su estilo. Se me asoman tímidamente a la puerta de la habitación, ¡y empieza la lluvia de piropos! "¡Vosotras sí que estáis guapas! ¡Con qué cara me hago yo una foto a vuestro lado!", les digo mientras me río y voy dando vuelta sobre vuelta para que la peluquera pueda rizarme el pelo por todos lados.

El fotógrafo entonces pide que mis amigas vayan pasando para ir poniéndome las cositas. Ya tengo lo nuevo, que es prácticamente todo. Lo viejo son las horquillas que la peluquera ha utilizado para hacerme el semirrecogido. Vamos allá con lo prestado.

Imagen 1


Se trata de un juego de gargantilla y pendientes que mi padre le regaló a mi madre cuando celebraron sus bodas de plata en 2006. Es de oro blanco y zirconitas, con motivos geométricos pero muy fino, ideal para mí porque me gustan las joyas discretas. Primero pasa mi prima mayor, la sensualidad andante con su vestido naranja y negro y un semirrecogido hecho por ella misma que ya quisiera manejar más de una peluquera profesional. Me pone la gargantilla, ¡clic! Una fotito. Entra mi amiga Tatiana, romántica, con carita de susto y de "¿qué hago yo aquí?", jajaja, y se pelea un poquito con el primer pendiente antes de ponérmelo. ¡Clic, otra foto! Después entra mi amiga Jéssica, rubia guapa donde las haya, por dentro y por fuera, y el fotógrafo aprovecha para sacar partido a su belleza mientras me coloca el otro pendiente. ¡Clic, clic! Y aquí me tenéis con mi juego de novia, mi "algo prestado".

Nos toca algo azul. Aparte de la liga que me dieron en Aire, mi madre y mis amigas me regalaron una cada una, así que pensé ponerme una en cada pierna. Ambas eran preciosas y llevaban la cinta del centro azul. Entra en la habitación mi amiga Ana, vestida de azul noche y con la frase "estás guapísima" repitiéndose en los labios una y otra vez; me siento en la cama, me levanto la falda y me sube la liga. ¡Clic, foto! Pero entonces nos damos cuenta de que las ligas no se van a mantener, que con las medias se me van a resbalar... ¡Qué mala suerte! Así que toca guardarlas. Por último entra mi amiga María, artífice de mi despedida junto a mi prima y una de las grandes culpables de que nuestra boda fuera un día para soñar, con un vestido rojo pasión que quitaba el hipo, luciendo escotazo y más guapa de lo que yo jamás la había visto, y simula que me pone la otra liga en la otra pierna. ¡Clic, última foto!

Unos segundos después, me quedo a solas con el fotógrafo, que me dice: "vamos a sacarle partido a esos ojazos, Ana". ¡Ay, este hombre ya me tiene en el bote! Fueron las únicas fotos posadas del día y nos las ventilamos en menos de dos minutos. Siempre había pensado que me daría una vergüenza tremenda hacer el reportaje fotográfico, al igual que el del vídeo, pero en absoluto, ¡todo lo contrario! Me encontraba en mi salsa y en más de una ocasión se lo dije al fotógrafo a lo largo de toda la mañana. Creo que lo tuvo fácil conmigo, nos entendimos muy bien. Después bajamos al salón.

En el salón, en un plis plas se mueven los muebles y los sofás para crear un espacio lo más diáfano posible que nos permita movernos a gusto. A mi madre ya la he visto y está preciosa, pero veo por primera vez a mi padre y a mi hermano, ¡y qué guapos están los dos! Mi padre va hecho un pincel, ¡qué bien le sienta su traje, negro con el chaleco y la corbata plateados! ¡Y qué alegría verle sonreír! El pobre ha tenido que recorrer un camino bastante tortuoso a lo largo de los últimos meses. Ha sido una situación difícil para todos, pero especialmente para él. ¡Mi hermano está completamente en su onda! Por fin me enseña la famosa corbata que se había comprado para la ocasión, y que después causó sensación entre la juventud: una clave de sol de fuego sobre un fondo negro. Me vais a decir que vaya tela con este chiquillo, que menuda ocurrencia, pero debo romper una lanza a su favor y haceros saber que es heavy de pura cepa, que lo suyo son las cadenas, las gabardinas y las melenas al viento, y que dentro de lo que suele ser su estilo, por otro lado difícil de adaptar a una boda, iba muy correcto. ¡Qué leches, correcto, estaba genial! ¡Porque tú lo vales, nene!

Con mis padres

Con mis padres y mi hermano

Se nota que lo adoro, ¿verdad? Ojalá no se me hubiera ido a vivir a 80 km de aquí...

Es mi padre quien me entrega el ramo, que descansaba encima de la mesa del salón junto al prendido que le llevaría poco después a mi novio. ¡Mi ramo!

Imagen 6


Es un ramo de orquídeas blancas y bouvardia rosa. La primera impresión es regular, sobre todo porque lleva hecho desde el día anterior y algunos ramilletes de bouvardia no parecen muy frescos, pero al estudiarlo con más detenimiento me doy cuenta de que no importa, que es justo lo que quería: un ramo romántico, con hojitas verdes y flores delicadas, los tallos al aire y muy fácil de manejar. Y cuanto más lo miro, más me gusta. Eso sí, os tengo que confesar que conforme avanzaba el día, más ganas tenía de soltar el ramo. Por muy manejable que fuera, había momentos en los que necesitaba las dos manos libres y el ramo no me lo permitía. Es un complemento imprescindible y por supuesto hay que darle su importancia, porque aporta mucha frescura a la imagen de la novia y además ayuda a configurar su estilo (atrevido, señorial, divertido, romántico, o como sea), pero mentiría si dijera que es cómodo.

Aquí es cuando mi padre me entrega el ramo, momento que hubo que repetir hasta tres veces porque nos entraba la risa floja y el fotógrafo no conseguía captar una imagen que le gustara. Por suerte había bastantes personas haciendo el contrarreportaje con sus cámaras particulares, jajaja, especialmente mi prima y mis tíos, así que gracias a ellos puedo mostraros estos momentos.

Como no he podido ponerme las ligas como tenía pensado, mi madre me coge un lacito de color azul con un imperdible en el cancán. Si no es por ella, me habría ido de casa sin llevar puesto nada azul.

Ahora sí lo tengo todo: algo viejo, algo nuevo, algo prestado y algo azul. Ahora sí, la novia está lista... O casi.   

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado

bodas el jardín de mis padres preparación ...

3 de abril de 2010: el jardín de mis padres

11:15 AM - 11:50 AM: EL JARDÍN DE MIS PADRES Sólo me falta el velo, pero aún es pronto y el fotógrafo ha tenido un flechazo con el jardín de mis padres, así que me pide que salgamos fuera. ¡Menuda paciencia tiene el hombre! No sólo le están quitando la parroquia entre mis amigas, mis tías y mi prima mayor, sino que se le cuelan entre foto y foto para lanzarnos un flash detrás de otro, le quitan la ...

bodas fotos reportaje

3 de abril de 2010: el reportaje fotográfico

13 - 14:30: EL REPORTAJE FOTOGRÁFICO El reportaje fotográfico, a riesgo de sonar superficial, era algo que me apetecía muchísimo hacer. Quería pasar por esa experiencia; ¡había visto tantas fotos de otras parejas, y tan bonitas, de esos momentos posteriores a las ceremonias...! Siempre había tenido la impresión de que debía ser un ratito muy especial, y no me equivocaba. A pesar de que la soledad ...

bodas arroz ceremonia

3 de abril de 2010: momento arroz

12:45 (APROX): MOMENTO ARROZ Esto lo supe después, no el mismo día de la boda, pero las bolsitas de arroz tuvieron tal éxito que no hubo suficientes y los que se retrasaron saludándonos en el foso tuvieron que compartir con los demás. Entre mi madre, mi amiga María y yo hicimos 60 bolsitas, para las cuales habíamos utilizado 4 kilos de arroz largo (que tiene menos almidón), varios metros de cinta ...

bodas cóctel entrada ...

3 de abril de 2010: el cóctel y la entrada al salón

14:30-15 H (APROX): EL CÓCTEL Y LA ENTRADA AL SALÓN Entramos con el coche lentamente en los jardines del restaurante y lo primero que nos sorprendió fueron otros 20 metros de traca. ¡Cuánto ruido! Lo segundo era toda nuestra gente disfrutando de nada más y nada menos que el cóctel ¡en la carpa del jardín! Mi chico y yo nos miramos complacidos: cuatro días antes la propietaria del salón no pudo ase ...

bodas ceremonia esperando a la novia ...

3 de abril de 2010: mi último paseo de soltera

11:50 AM - 12:15 PM: MI ÚLTIMO PASEO DE SOLTERA Hacemos tiempo en la calle. Es un barrio residencial con poco tráfico, pero dentro de los coches que pasan, algún que otro curioso se me queda mirando, y yo, que soy una desvergonzada, saludo de vez en cuando con la mano en plan infanta. Mi padre y el tío de mi chico hacen buenas migas y se ponen a hablar, y yo mato los minutos jugando con el ramo y ...

bodas comida convite ...

3 de abril de 2010: el convite (parte I)

15-18 H (APROX): EL CONVITE (PARTE I) Una vez sentados a la mesa, eché un rápido vistazo al salón para ubicar a la gente. Comprobé que habían colocado las piruletas y las tarjetas de agradecimiento sobre cada plato y que habían dejado algunas minutas en las mesas. Por suerte, me habían salido sólo dos o tres piruletas rotas, y una de ellas la tenía yo, ¡qué ojo! Lo siguiente era esperar que nuestr ...

bodas barra libre fiesta ...

3 de abril de 2010: entre bambalinas

19:30 H. - 20 H.: ENTRE BAMBALINAS Salimos del salón y nos organizamos con nuestros padres y amigos antes de dirigirnos al local donde continuaba la fiesta. Mis suegros, mi cuñado y los tíos de mi chico se fueron en el coche nupcial, mis padres y mi hermano se repartieron en sus coches para acompañar a la familia al hotel y a casa de mis padres, nuestros amigos se adelantaron para llegar al local ...

bodas ceremonia si consiento

3 de abril de 2010: Sí... Consiento (parte I)

12:15 - 12:30 (APROX): SÍ... CONSIENTO (PARTE I) El lugar donde nos casamos es una antigua finca en la que hay una casita de color burdeos rodeada de jardines y un anfiteatro en la parte delantera. De ahí su nombre, "Casa Colorá". Tanto la casa como los aledaños están en plena rehabilitación, y a principios de la primavera nunca hay demasiada vegetación ni flores, pero lo cierto es que a ...

bodas ceremonia sí consiento

3 de abril de 2010: Sí... Consiento (parte II)

12:15 - 12:30 (APROX): SÍ... CONSIENTO (PARTE II) Después de tantas emociones contenidas en tan pocos minutos, la concejala nos pide que mi chico y yo nos pongamos en pie. Va a proceder a la lectura de los artículos del Código Civil. La chica va leyendo. Todo está en orden, barre un poquito para casa, que si el Ayuntamiento por aquí y por allá, que si derechos y obligaciones... En esto, nuestra bo ...

bodas semana previa

26 de marzo a 1 de abril de 2010: la semana previa (2ª parte)

No tenía ni idea de quién podía ser el remitente, así que cuando abrí la tarjeta y la leí casi me pongo a llorar como una magdalena en mitad de la clase. ¡Era de mis compañeros! Fue muy bueno porque estaba con mis alumnos de Español para Extranjeros, y cuando vieron la flor y la tarjeta empezaron a preguntar, "¿cumpleaños, cumpleaños?" Y yo, hecha un flan, "no, no... Es que me caso& ...