Bodas

Blog de escarly Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

3 de abril de 2010: el cóctel y la entrada al salón

14:30-15 H (APROX): EL CÓCTEL Y LA ENTRADA AL SALÓN

Entramos con el coche lentamente en los jardines del restaurante y lo primero que nos sorprendió fueron otros 20 metros de traca. ¡Cuánto ruido! Lo segundo era toda nuestra gente disfrutando de nada más y nada menos que el cóctel ¡en la carpa del jardín! Mi chico y yo nos miramos complacidos: cuatro días antes la propietaria del salón no pudo asegurarnos que las obras fueran a estar terminadas para el sábado, por lo que lo más probable es que hubiera que celebrar el cóctel en el interior, como hasta entonces se había hecho, en una antesala donde también se celebran las barras libres. Tampoco nos importaba porque era lo que conocíamos y nos gustaba, pero mentiría si dijera que no nos hizo muchísima ilusión ver a la gente tomando el aperitivo en la calle, al solecito. Nos pareció un detallazo, sobre todo porque el martes anterior estaba todo aún patas arriba. No nos lo esperábamos para nada.

Nos bajamos del coche y acudieron los camareros como llovidos del cielo: que si un canapé, que si un saladito, que si una copa... Cuando vas de invitado a una boda tienes que pelearte por una aceituna, y allí estábamos nosotros, apenas bajados del coche y recompuestos, sacudiéndonos todavía el arroz que se negaba a abandonarnos, rodeados de bandejitas. Se acercaron algunos amigos y familiares a hablar con nosotros y mi madre me recolocó el velo. Tenía hambre, se lo había comentado a mi chico hacia el final del reportaje de fotos, pero no sabía cuánta hasta que probé un par de bocados, y el Martini que me trajeron me lo bebí casi de un trago, jajaja.

Como de estos momentos no tengo fotos, os cuento las anécdotas más sonadas relacionadas con el cóctel (nosotros nos enteramos después).

La gente empezó a llegar tempranito, hacia la una y media, pero los camareros no sacaron las primeras bandejas hasta casi las dos. Por un lado fue un acto de deferencia con las personas que llegaron más justas de tiempo, pero por otro, quizás no debieron dar lugar a que la gente hiciera tanto apetito, porque en cuanto salió la primera tanda de camareros por la puerta del salón, los jóvenes se les echaron encima como una manada de lobos y no les dio tiempo a llegar ni a la carpa. ¡Tuvieron que sacar varias bandejas hasta que los que estaban en primera fila se saciaron! Incluso mis primos pequeños, viendo el panorama, se apostaron al lado de la puerta y cada vez que aparecía un camarero, se acercaban corriendo a pillar pinchos de tortilla.

Ése era un frente, pero es que los compañeros de mi chico abrieron otro adueñándose de la barra que había bajo la carpa. En cuanto llegó el barman, se colocaron alrededor de toda la barra y no dejaron hueco para casi nadie más. ¡Ahí es donde empezaron a ponerse las botas! El barman no daba abasto; nos han contado que incluso hubo un momento en que se enfadó porque la gente no tenía paciencia ninguna. ¡Un poquito de por favor, señores, que nos van a vetar la entrada al salón la próxima vez! Si estoy yo allí, me muero de la vergüenza. Fijaos cómo estaba de inmerso en su trabajo el pobre hombre, que mis tíos del pueblo decidieron tomarse la ley por su mano y se hicieron con un barril de cerveza. Os cuento estas cosillas para que os riáis un poco y para que os hagáis una idea de lo que desfasaron, pero la verdad es que esta gente da miedo de lo espontánea que es, jajaja.

Mi abuela paterna llegó a tomar algo en el cóctel, pero estando allí se empezó a fatigar otra vez, así que mi hermano y mi prima se la llevaron a casa. Yo ya no la vi hasta la tarde; me dio mucha pena, porque llevaba meses esperando la boda con una ilusión muy grande, pero cuando las cosas se tuercen... A día de hoy tengo que decir que está muy recuperada y que incluso ha vuelto a su casa (esa temporada la pasó con mis tíos), donde ella se encuentra en su salsa porque sale y entra cuando quiere y hace mucha vida con las vecinas.

La anécdota reina de la mañana fue que mi prima de 2 años se quedó encerrada dentro del coche. Mi tío se dejó sin querer las llaves en la bandeja del maletero, cerró, y se activó el cierre de seguridad. Nos han contado que había media boda alrededor del coche haciéndole gracias a la chiquilla para que saliera de la silleta y le apretara al botón que desactivaba el seguro. Por lo visto la nena tocaba todo menos donde le decían, jejeje, así que avisaron a la policía local (la jefatura se encuentra justo enfrente del restaurante) y un montón de policías se sumaron al lío. ¡Finalmente tuvieron que romper una de las ventanillas porque no había manera de que mi prima diera con el botón correcto! La chiquilla estaba como si nada, menos mal que no se asustó; debió pensar que qué divertido era ir de boda, tanta gente grande haciendo aspavientos alrededor del coche y diciéndole cosas... Al día siguiente le preguntaba todo el rato a su madre en su media lengua: "¿boda otra vez? ¿Boda otra vez?" ¡Jajajaja!

Fueron dando paso a la gente al salón y nosotros y nuestros padres seguimos al maître por una entrada diferente. Allí la fotógrafa del salón nos hizo la foto "de regalo". Aquí es costumbre que un fotógrafo freelance (que no tiene nada que ver con nosotros) "se cuele" en los salones a fotografiar a los invitados mientras comen. Revela las fotos y, a quien se la compre por el módico precio de 6-7 €, les regala una de los novios. La foto en cuestión se repitió varias veces, así que supuestamente teníamos que salir bien guapos, pero qué va, quedó muy oscura y encima a mí me salía una papada de lo más extraño. ¡Buena imagen se llevarían los que compraron la dichosa foto, pero en fin...!

Cuando la chica acabó, el maître nos explicó cómo íbamos a entrar. Era un momento que me hacía especial ilusión porque lo había visto en otras bodas y más de una vez se me saltaron las lágrimas de la emoción.

Desde donde estábamos nosotros, que era la parte trasera, accedimos por una escalera que venía a dar a una especie de descansillo con cortinas. Yo fui la primera en subir, y los demás detrás. Empezó a sonar "I don't wanna miss a thing", de Aerosmith, otra canción que desde que tengo memoria sabía que quería que acompañase algún momento de mi boda, y se me pusieron los pelillos de punta... Podía oír a la gente empezar a hablar, y casi me los imaginaba mirando hacia arriba. "I could stay awake just to hear you breathing..." En ese momento, uno de los camareros corrió las cortinas y avanzamos hasta el balcón interior desde el que se veía todo el salón. ¡Ooooh! ¡Qué vista tan bonita! La gente se fue poniendo en pie, copa en mano. Perdonad que las fotos de estos momentos estén borrosas, pero el salón se quedó en penumbra y las tomaron desde abajo con zoom.

Primero entramos nosotros y saludamos, después nuestros padres. Era increíble; la gente abajo lanzaba vítores, aplaudía, y hasta se veía algún pañuelo... Fue muy emocionante ver a toda nuestra gente así, casi todos nuestros seres queridos allí reunidos, compartiendo con nosotros la alegría de ese momento. Ni me fijé en la decoración de la barandilla que tantos quebraderos de cabeza nos había dado: que si lirios, que si gerberas, que si tul sí, que si tul no... Todos esos detalles no se aprecian en el momento de la verdad porque lo que realmente importa en una boda son las personas. "...watch your smile while you're sleeping, while you're far away dreaming..." A continuación un camarero subió la escalera con una botella de champagne y seis copas y nos sirvió. El maître se colocó detrás de nosotros y nos fue indicando: primero brindamos los seis, después mi chico y yo avanzamos un poquito hacia el mirador y brindamos solos con los brazos entrelazados, y por último se acercaron también nuestros padres y volvimos a brindar con todos los invitados desde arriba. ¡Quedó precioso! Estoy deseando verlo en el vídeo. Con razón cuando estás abajo se ve todo tan sincronizado: tienes al artista del maître detrás dándote todas las pistas para que, a pesar de no haber ensayado, salga todo perfecto.

 

"I don't wanna miss one smile, I don't wanna miss one kiss..." El balconcito tiene una escalera a cada lado que baja hasta el salón, y cuando terminamos los brindis, yo bajé por la izquierda seguida de mis padres y mi chico y mi suegra (que se le enganchó una vez más del brazo) por la derecha seguidos de mi suegro. Yo sentía como si llevara alas en los pies, sentía que flotaba; de hecho llegué antes abajo que mi chico y mi suegra. Nos reunimos en el centro, volvimos a saludar, y con el último empujón de la canción ("...for the rest of time, yeah, yeah, yeah..."), nos cogimos de la mano y atravesamos el pasillo central hasta la mesa presidencial entre aplausos, gritos, fotos y mil y un gestos de complicidad. Vivirlo desde dentro fue aún más espectacular.

¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

bodas comida convite ...

3 de abril de 2010: el convite (parte I)

15-18 H (APROX): EL CONVITE (PARTE I) Una vez sentados a la mesa, eché un rápido vistazo al salón para ubicar a la gente. Comprobé que habían colocado las piruletas y las tarjetas de agradecimiento sobre cada plato y que habían dejado algunas minutas en las mesas. Por suerte, me habían salido sólo dos o tres piruletas rotas, y una de ellas la tenía yo, ¡qué ojo! Lo siguiente era esperar que nuestr ...

bodas barra libre fiesta

3 de abril de 2010: la primera barra libre

18:30-19:30 H: LA PRIMERA BARRA LIBRE Habíamos apalabrado con el maître 250 € de barra libre en el restaurante, ya que era más o menos lo que él calculaba que se consumiría en una hora. Habríamos dispuesto del salón para nosotros solos toda la tarde y la noche si lo hubiéramos querido, ya que no se iban a celebrar más bodas ese día, pero desde el momento en que anunciamos que nos casába ...

bodas barra libre fiesta ...

3 de abril de 2010: entre bambalinas

19:30 H. - 20 H.: ENTRE BAMBALINAS Salimos del salón y nos organizamos con nuestros padres y amigos antes de dirigirnos al local donde continuaba la fiesta. Mis suegros, mi cuñado y los tíos de mi chico se fueron en el coche nupcial, mis padres y mi hermano se repartieron en sus coches para acompañar a la familia al hotel y a casa de mis padres, nuestros amigos se adelantaron para llegar al local ...

bodas el jardín de mis padres preparación ...

3 de abril de 2010: el jardín de mis padres

11:15 AM - 11:50 AM: EL JARDÍN DE MIS PADRES Sólo me falta el velo, pero aún es pronto y el fotógrafo ha tenido un flechazo con el jardín de mis padres, así que me pide que salgamos fuera. ¡Menuda paciencia tiene el hombre! No sólo le están quitando la parroquia entre mis amigas, mis tías y mi prima mayor, sino que se le cuelan entre foto y foto para lanzarnos un flash detrás de otro, le quitan la ...

bodas fotos reportaje

3 de abril de 2010: el reportaje fotográfico

13 - 14:30: EL REPORTAJE FOTOGRÁFICO El reportaje fotográfico, a riesgo de sonar superficial, era algo que me apetecía muchísimo hacer. Quería pasar por esa experiencia; ¡había visto tantas fotos de otras parejas, y tan bonitas, de esos momentos posteriores a las ceremonias...! Siempre había tenido la impresión de que debía ser un ratito muy especial, y no me equivocaba. A pesar de que la soledad ...

bodas comida convite ...

3 de abril de 2010: el convite (parte II)

15-18 H (APROX): EL CONVITE (PARTE II) Ahora nos tocaba entregar los regalos a nuestros amigos. Sabíamos que queríamos hacerlo, pero la verdad es que cambiamos muchísimas veces de opinión (sobre todo yo) y hasta dos o tres días antes de la boda no terminamos de atar cabos y tener claro qué queríamos regalar y a quién. Lo que sí sabíamos es que no haríamos varios parones (momento ramo, momento liga ...

bodas algo azul algo nuevo ...

3 de abril de 2010: algo nuevo, algo viejo...

10:30 AM - 11:15 AM: ALGO NUEVO, ALGO VIEJO... Mi madre y yo subimos las escaleras a todo correr y, tal como llegamos a la primera planta, tocan al timbre: ¡din, don! Mi madre otra vez para abajo a abrir, ¡es la peluquera! Me meto en la habitación y empiezo a ponerme la ropa interior, el cancán, los zapatos... ¡Soy un hacha, en un minuto estoy! La peluquera flipa conmigo; no tengo medias de repues ...

bodas arroz ceremonia

3 de abril de 2010: momento arroz

12:45 (APROX): MOMENTO ARROZ Esto lo supe después, no el mismo día de la boda, pero las bolsitas de arroz tuvieron tal éxito que no hubo suficientes y los que se retrasaron saludándonos en el foso tuvieron que compartir con los demás. Entre mi madre, mi amiga María y yo hicimos 60 bolsitas, para las cuales habíamos utilizado 4 kilos de arroz largo (que tiene menos almidón), varios metros de cinta ...

bodas ceremonia sí consiento

3 de abril de 2010: Sí... Consiento (parte II)

12:15 - 12:30 (APROX): SÍ... CONSIENTO (PARTE II) Después de tantas emociones contenidas en tan pocos minutos, la concejala nos pide que mi chico y yo nos pongamos en pie. Va a proceder a la lectura de los artículos del Código Civil. La chica va leyendo. Todo está en orden, barre un poquito para casa, que si el Ayuntamiento por aquí y por allá, que si derechos y obligaciones... En esto, nuestra bo ...

bodas ceremonia si consiento

3 de abril de 2010: Sí... Consiento (parte I)

12:15 - 12:30 (APROX): SÍ... CONSIENTO (PARTE I) El lugar donde nos casamos es una antigua finca en la que hay una casita de color burdeos rodeada de jardines y un anfiteatro en la parte delantera. De ahí su nombre, "Casa Colorá". Tanto la casa como los aledaños están en plena rehabilitación, y a principios de la primavera nunca hay demasiada vegetación ni flores, pero lo cierto es que a ...